Perceval Graells

Al fil de la memoria

 

La nueva exposición de Perceval Graells ha hecho un recorrido importante conceptualmente y estéticamente, el cual ha llevado a la autora a volver a su esencia, un sincretismo gestual originario que se da como consecuencia de la exploración de una vía estética alternativa.

 

Posteriormente de haber trabajado los conceptos de pérdida de identidad y memoria, y de haber hecho un viraje en su producción donde se partía de unas obras muy sintéticas y concretas donde sólo el gesto se plasmaba como un elemento fundamental, los pocos cromatismos que participaban poco a poco se fueron complicando y se fueron generando espacios llenos, con elementos internos que evocan dolor, la recuperación, la individualidad y la lucha, es decir, el camino de Perceval Graells.

 

Encontró entre varios materiales cotidianos un discurso que los unía, con la serie 365 Degrees, experimentó con varios elementos, texturas, recuerdos y fotografías combinándolo todo con las tonalidades de la naturaleza, los trazos de los colores y las ceras. Esta propuesta tuvo a Perceval Graells empeñada diariamente en la producción de una pieza. La artista se propuso extraer un resumen del día, donde plasmaba sus sensaciones y sus experiencias vitales, las relaciones con la familia, los amigos, las vivencias en las fiestas, la alegría de ciertos momentos pero también las penas que se producen, la angustia y el dolor; todo encapsulado dentro de un pequeño formato que hacía la función y su experiencia plástica diferente, porque Perceval Graells es artista de grandes dimensiones, pero con este proyecto era consciente que la realización de una pieza al día tenía que ser de un formato factible.

 

Pero esta serie guarda en su interior mucho más, a medida que trabaja los materiales y texturas, se da cuenta que su vida necesita de un elemento sanador, que lo encuentra a través del uso del hilo rojo. Este elemento respondía a una necesidad concreta, la artista había encontrado un componente que le abría una vía donde ponía en diálogo su desarrollo estético con su lenguaje íntimo.

El año del cambio, 2020, marchó a Leipzig para llevar a cabo la residencia artística LIA, conseguida el año anterior. De aquella experiencia generará la serie Filant prim, donde definitivamente el hilo es el protagonista, incluso cambiará momentáneamente su plasticismo pictórico por la construcción a través de la instalación. Ahora, aquel hilo sanador se convertirá en una estructura de protección, un espacio parecido al útero materno que era capaz de proteger su mundo. Pero, a pesar de haber virado hacia esta exploración constructiva, Perceval Graells es sobre todo pictórica. Este detalle significa que este había sido un camino de exploración dentro de su evolución plástica, que se combinó con sus obras de gran formato, llenas, pictóricamente muy ricas y que transmitían toda la transformación que había sufrido. El hilo estaba presente, el hilo hacía su función y conseguía que la artista mediante la introspección, sanara.

 

Hoy, delante nuestro, se encuentra Al hilo de la memoria, una muestra que proviene de todo este camino de investigación, de toda esta evolución y memoria de la artista. Perceval Graells propone, para poder enlazar con la nueva producción, una exposición donde incluye las obras que pertenezcan a Filant prim y las nuevas propuestas. Estas se muestran como unas piezas de formato un poco más reducido y más sintético. Después de una fase de autoconocimiento y de desarrollar su propia cura, vuelve a la serenidad y a la delicadeza que la caracteriza, a través del gesto y la síntesis cromática. Perceval Graells retoma su discurso sosegadamente, y muestra sus experiencias a través de la sabiduría acumulada del camino recorrido.

 

Esta nueva etapa, muestra a la artista dentro de su faceta más pictórica y dónde concreta los resultados anteriores, alejándola de investigaciones y dónde concluye una etapa de exploración, retomando su destino tal vez más claro y, sobre todo, más rico con Al hilo de la memoria.

 

Lucia Romero Segura

Historiadora del Arte y Crítica

Miembro de la Asociación Valenciana de Críticos de Arte

 

 

 

Perceval Graells
Elx (Alicante), 1983

Hace algún tiempo se dieron varias circunstancias que me llevaron a coser en mis obras. La primera de todas fue sentir un profundo dolor emocional; el mismo día que enterrábamos a mi tía, mi hija estaba en la UCI llena de cables. La segunda fue que en un mercado de segunda mano encontré una caja llena de bobinas de hilo rojo y la tercera que me concedieron una residencia artística en una antigua fábrica de hilaturas en Leipzig, Alemania. Todo esto y la necesidad personal de metamorfosear el dolor y el sufrimiento en paz y sosiego a través de la gestualidad y el arte de coser, fueron el germen de comenzar a trabajar con hilo rojo y que éste comenzase a ser protagonista en mi obra.
En el núcleo de mi trabajo se encuentran mis vivencias personales, que serán plasmadas de diferentes maneras. Todo lo que vivo: alegrías, penas, ilusiones, frustraciones… mis sentimientos y reflexiones se dejarán entrever en estas obras. El vivir día a día se convierte en un camino para aprender a caer y levantarse emocionalmente que se refleja en mi obra y que, de esta manera tan sutil, abriré mi mundo al espectador. Nadie nos enseña a digerir el dolor, sino que aprendemos con el paso del tiempo y del mismo dolor. Por eso, el proceso de creación como es liberador ayuda a mitigar el sufrimiento. Al final, lo que queda es una obra que habla de nosotros y de nuestras circunstancias.

 

Perceval Graells
Artista plástica y visual

 

 

 

 

 

 

 

Ir arriba