Jordi Labanda

Jordi Labanda

De Audrey Hepburn a Douglas Sirk

 

 Con mas de veinticinco años de carrera ininterrumpida, Jordi Labanda (Uruguay, 1968) ha vivido en Barcelona desde la edad de tres años. Con sobresaliente éxito y gran presencia en prensa escrita, productos industriales y toda clase de objetos, publicaciones en La Vanguardia, Vogue Japon, Harpers Bazaar, Vogue USA, Wall paper, The New York Times magazine y colaboraciones con firmas tan importantes como Tommy Hilfiger y Louis Vuitton, además de sus múltiples y fascinantes libros han hecho que el mundo que refleja en sus ilustraciones tanto de lujo y glamour como de cotidianidad sea reconocible a nivel global. Se define a sí mismo como un artista por encargo.

 

“Soy una persona muy sencilla a la que le gusta disfrutar de lo bueno de la vida sin ostentación, en ese sentido soy más Jordi que Labanda. De hecho, eso es lo que me permite observar la sociedad que retrato en mi trabajo sin implicarme demasiado”.

 

Cosmopolita por vocación, actualmente reside en Nueva York. No es exagerado afirmar que se trata del ilustrador más famoso de España. Su nombre se asocia de inmediato con el glamour, la sofisticación y las formas estilizadas; Labanda retrata un mundo bello e idealizado, de una perfección inalcanzable y distante, pero sin embargo atrayente gracias a su capacidad por recrear un mundo perfectamente ordenado en donde se reconoce la atracción del autor por figuras como Audrey Hepburn (un referente) y por las películas de Douglas Sirk.

 

El ilustrador nos confiesa que encontró su voz muy rápido: tan pronto como encajó en la movida barcelonesa de los 90, auspiciado por una época en el que el diseño, la moda y la electrónica estaban transformando la ciudad. Tal vez por ello, la escalada entre graduarse en diseño industrial y publicar en grandes cabeceras fue meteórica.

Su proceso es plenamente artesanal. Desde sus inicios, siempre ha utilizado el gouache; y después, una vez finalizada la ilustración, cuando se escanea la obra, realiza un poco de retoque digital. Es con el gouache con el que se siente más cómodo y con lo que más disfruta, pues consigue que sus habilidades técnicas brillen más.

 

“Lo que más me gusta en el mundo es dibujar, mirar libros de fotografía y ver películas -no siempre por este orden-. Quizás por eso mis ilustraciones tienen unos encuadres tan fotográficos y una atmósfera tan cinematográfica”.

 

 

 

 

 

Ir arriba