Tente Banón

Entrevistas
// 15/02/2016
tente banon, kawaii ink, pepe calvo, arte contemporáneo español, arte japonés, lienzos japoneses, por art español, pop art alemán,

 
 
 

Tente Banón entrevistado por Pepe Calvo.

 

El creador de un ambicioso proyecto editorial, The Klein Press, nos desvela en esta entrevista sus inquietudes y su modus operandi.

Pepe Calvo: ¿De qué manera nace el proyecto The Klein Press y cual es su filosofía?
Tente Banón:
Como tantas cosas en mi vida, The Klein Press sale de una multitud de ideas. Yo ya barajaba la idea de publicar cuando estaba en Outsiders Division haciendo gorras y ya apuntaba algo en una entrevista en la Revista 34. Yo soñaba con Outsiders Press, publicando libritos de artistas que nos gustaban, pequeños y coleccionables, muy de guardar toda la vida.
Vaya, adoro los libros de papel. Incluso colecciono primeras ediciones firmadas de mis autores favoritos: leer un libro que te vuelve loco en un libro que ha pasado por las manos de quien lo escribió es un nivel muy alto de fetichismo, puedes preguntar a James Ellroy, por ejemplo. O esos libros de fotografía que compras por cuatro chavos y ahora valen fortunas en ebay.
Más tarde, chateando con Bolo Blas, le dije “tío, aquí hay un libro y te lo publico yo”. Y medio en broma, medio en serio, empecé a liarme en esto. No sabía bien cómo, pero sí lo que quería: darle a un artista que me gusta un libro para que lo llenara, como si fuera una exposición. Luego cacé a Juan Castaño, del que adoro lo que hace, con la suerte de que él ya estaba pensando en un libro y nos pusimos en marcha. Más tarde Juan Palomares se prestó a jugar, y me dio una barbaridad de material que organizamos en una historia preciosa. En realidad el libro de Bolo fue el último en acabarse: empezó siendo un libro de postales y acabó siendo una locura post-internet.

P.C.: En los tiempos actuales, ¿no resulta arriesgado económicamente lanzar al mercado libros de artistas visuales emergentes?
T.B.:
Es suicidio puro y duro. Me jode mucho cuando la gente dice que esto es un capricho de niño rico cuando me he jugado todo lo que tengo en esto. Ya me gustaría pillar cacho con una buena subvención, o un fondo de inversiones, pero no hago prèt-à-porter, así que hay que aguantarse.
Yo no tengo dinero, pero en vez de comprarme un coche mejor hago esta idiotez que me hace feliz. No me quejo, lo hago porque quiero -y porque no me lo puedes impedir- pero yo tengo un trabajo de día que se lleva 10 horas cinco días a la semana y que es el que me permite perseguir estos sueños locos. Y al final del día das gracias, porque podía haber hecho mil cosas sensatas como pagar hipotecas, pero no te llena lo mismo.
Es más, tengo dos libros terminados y preciosos que no puedo publicar porque hay de dónde sacar. Pero todo se andará.

P.C.: ¿Cuál es el secreto de tu gestión interior, administración, distribución… ? ¿Es Tente Banón un hombre orquesta?
T.B.:
Yo siempre me veo como un productor: mi trabajo es que las ideas de los artistas se hagan realidad y quizá mi habilidad sea saber de todo un poco pero no saber nada en realidad, excepto ese extraño olfato que te hace ver claro quién es el mejor para hacer lo que quiero. Yo podría haber diseñado la imagen de The Klein Press sin problema, pero tenía claro que Erre Gálvez me iba a dar justo lo que quería. En una conversación en la Parking Gallery le expliqué el proyecto en tres pinceladas y me dio una imagen de marca perfecta, de la que me siento orgullosísimo. A los dos nos une la pasión por la tipografía y es muy fácil trabajar así.
Mi trabajo es otro. Yo soy el que oye a un artista decir “quiero páginas de plástico” y consigo esas páginas de plástico, con mil peleas con las imprentas y bastantes horas sin dormir. Ellos crean y yo lo hago real, manejable y encuadernado.

P.C.: Tu interés se centra únicamente en la publicación de jóvenes artistas o, quizá también, piensas en ocuparte de artistas consagrados, libros de ficción, cómics, etc.
T.B.:
No es requisito sine qua non, pero es más fácil trabajar con gente más o menos nueva, que se presta al juego. No soy la Doctora Ochoa, así que me conformo con lo que tengo más o menos cerca -que es increíblemente bueno. No nos engañemos, vivimos en Alicante y esto no es New York- no por la calidad, pero si por la facilidad de hacer cosas.
En cuanto a la temática, me da igual mientras se conciba como un libro: ilustración digital, dibujo a lápiz o fotografía. Es más, no quiero dos libros que se parezcan. Lo de la ficción no lo tengo tan claro: los libros de The Klein Press son eminentemente visuales. Puede haber textos, pero el corazón del libro ha de ser imagen, pura y dura. Yo mismo tengo un libro en marcha, un libro de relatos ilustrados pero au rebours: el relato se escribe sobre la ilustración y no al revés. Yo no me publicaría jamás. No en The Klein Press.

P.C.: ¿Qué requisitos debe reunir un artista para merecer tu atención y ser publicado en The Klein Press?
T.B.:
Sólo uno: que me guste. No sacaría ningún libro de gente de la que no me llena lo que hace, al menos no todavía, cuando esto me dé de comer hasta hartarme ya veremos. Esto es un quid pro quo (Clarice), tú me emocionas con tu obra y yo te saco un libro, y así tenemos algo muy bonito en común.
Con todo, lo más gratificante es que gente a la que adoro y que por respeto jamás me atrevería a decirles nada se me han ofrecido después de ver mi trabajo, y eso es el mejor cumplido.

P.C.: ¿Qué opinión te merece la Editorial Taschen?
T.B.:
Yo de mayor quiero ser Taschen. Sin bromas. Me parece magnífico sacar libros de arte a precios low-cost y que gente que no distingue una litografía de un art print tenga el libro de recortes de Matisse en su mesa de centro. El arte para minorías es un absurdo, y de eso se acuerda todos los días mi adorada Laurie Anderson “O Superman”, ¿número uno? El arte debería ser de las masas. Ahora, si hay que ser brutalmente honestos, lo que más me gusta de Taschen es la recuperación del porno vintage como arte. Libros tan divertidos como “The Big Penis Book” -¡en 3D!- son una inspiración, y en mi biblioteca, “Bob’s World” comparte estantería con un catálogo de Baldessari. De todos modos, todo el mundo sabe que lo que yo quiero es trabajar en The Ivory Press, con Elena Ochoa. Le he mandado los libros y mil mensajes, pero obviamente no soy suficientemente bueno para Lady Foster. Es igual, no tengo prisa. Pero caerá.

P.C.: Háblanos de tus proyectos futuros.
T.B.:
El futuro no existe, realmente, porque esto se hace día a día. Te decía antes que tengo libros terminados que no puedo imprimir, porque no hay pasta, así de claro. Lo más inmediato -que después de mil retrasos sale en primavera- es un libro colectivo con un montón de gente que me chifla, unidos por una excusa para montar algo que es una imagen directa de los tiempos visuales que vivimos. Mil disciplinas distintas poniendo en imagen las letras de uno de mis grupos favoritos, en un libro en el que me he dejado los hígados. Volviendo a lo que decía antes, es una reválida de mi papel como productor: he conseguido liar a mas de 50 artistas en un proyecto conjunto, y aunque me ha dejado emocionalmente exhausto, el resultado es precioso. Mala suerte que problemas puramente técnicos nos hayan retrasado otra vez, pero honestamente, si este es mi último libro, me parece un testamento perfecto para el proyecto. Y encima, ¡es tan bonito!