Romance de la montaña. Poema de Raúl Jiménez Muñoz.

Literatura
// 09/05/2016
pepe calvo, vicente albero irles, hunter art magazine, arte contemporaneo, maca alicante,

 
 
 

Recuerdo un corro de gente
que canta en una montaña.
Llevan flores en la frente,
chilabas amplias de lana,
un cucurucho de almendras
y un par de sandalias blancas.
La casa es un cobertizo
de adobe fresco y de tablas.
Recuerdo un huerto de coles
y dos gallinas castañas.
Un humo blanco de incienso
saliendo de una ventana,
alguna puerta sin pomo
y un profesor sin pizarra.
Nos cuenta cuentos de ogros
y dice que son de hadas.
Hay un gran medallón de cuarzo
envuelto en papel de plata.
Recuerdo un broche de plumas
y algún pastel de espinacas,
Un frío dolor de muelas
y aquella fiebre tan alta.
< <¡No hacen falta medicinas, hay que tener esperanza!>>,
ordena el maestro y asienten
al unísono las almas.
No hacen falta medicinas
y al final la fiebre gana,
ya se llevan sin remedio
a mi madre con mi hermana.
Las entierran bocabajo,
en una caja sin tapa,
entre canciones que brincan
alegres por la montaña.
¡Y no entiendo la alegría
y les rompo una guitarra!
Papá me lleva hasta un árbol
y paso allí la mañana.
Los veo reunirse en círculo
y bailar luego sin trabas
sobre la tierra caliente,
sobre mi madre y mi hermana.
Recuerdo un corro de gente
que canta en una montaña.

Raúl Jiménez Muñoz
Ilustración: Rodrigo García Llorca