Portada
// 04/03/2019
Horst P. Horst, Pepe Calvo, fotografía moderna, arte contemporáneo, Hunter,

Horst, maestro de las sombras.

El fotógrafo de esta nueva portada de Hünter Art Magazine, Horst P. Horst, forma parte del grupo de los grandes retratistas y fotógrafos de modas que, en diferentes épocas, ejercían la fotografía en esos dos grandes géneros como son el retrato y la foto de modas. Son innumerables los fotógrafos que pertenecían a la nómina de Vogue (Condé Nast), Harpers Bazaar y otras importantes revistas de Modas, pero destacaremos al Barón de Meyer (1868-1946), Hoyningen-Huene (1900-1968), Cecil Beaton (1904-1980), que crearon un mundo sofisticado y elegante, no exento de misterio, donde se miraron otros fotógrafos como Avedon, Bourdin, Newton… para crear su propia obra personal. Todos eran grandes conversadores y estetas, hombres de naturaleza distinguida que tenían una intensa vida social en las altas esferas, rodeados de mujeres sofisticadas. ¿Ser elegante y refinado es condición indispensable para ser un grande de la fotografía de modas? Todo apunta en esa dirección.

Horst P. Horst (1906 – 1999), nació en Weissenfels, Alemania. Su verdadero nombre era Horst Paul Albert Bohrmann. El apellido Bohrmann lo eliminó tan pronto comenzó a tener notoriedad, pues no quería ser relacionado con Martin Bohrmann, secretario privado de Adolf Hitler y oficial de la Alemania nazi y criminal de guerra, con inmenso poder en el Tercer Reich.

Estudió en la escuela de Artes comerciales de Hamburgo hasta que se mudó a París en 1930. En ese año conoció a Le Corbusier para quien trabajó de manera desinteresada. Poco después, se convierte en modelo y amante del fotógrafo de Vogue, el ruso Hoynnigen Huene que le desvela toda su forma de crear en fotografía; cuando el ruso deja Vogue, Horst ocupa su puesto y es cuando comienza su carrera imparable. Rodeado de enamorados -entre ellos un joven conde, de la casa de los Visconti, que después triunfaría en el cine como realizador- hasta su encuentro con el diplomático británico, Valentine Lawford, con quien compartiría su vida hasta la muerte de Lawford en 1991.

Toda la obra de Horst, se rige por un sentido clásico de composición y situación de las modelos, como si fueran figuras clásicas.

Influyó a otros de los grandes como Bruce Weber, Robert Mapplethorpe y Herb Ritts.

Su obra se ha exhibido en museos de todo el mundo, Nueva York, Londres, Colonia, etc.

Fue un experimentador con la luz del estudio pues usaba cuatro focos, que era algo impensable en la época, en que se usaban solo dos.

Una de las razones por las que Horst tuvo una larga carrera de 60 años era por que fue capaz de variar su estilo, según comentó el editor de Vogue Robin Muir. Empezó a fallarle la vista a los 86 años, entonces abandonó su oficio pues, según sus propias palabras, le era imposible controlar las sombras.

Pepe Calvo, 2019

Categories
Portada