Portfolios
// 14/01/2019
Philippe Halsman, surrealismo, pepe calvo, salvador dalí, salvador bronson, salvador inmate,

Los saltos de Halsman

Visionando el trabajo del genial fotógrafo Philippe Halsman, lo primero que viene a la mente es el inmenso sentido del humor del artista. Sus fotografías están llenas de la alegría de vivir. Composiciones que derrochan  ritmo, no solamente por que en la inmensidad de su producción los modelos aparecen saltando. El salto, jump, provocado, naturalmente por el propio artista, que retrató a las personalidades más célebres de su época. El acto de saltar, suponía una herramienta psicológica, pues  suponía que, a los retratados, se les cayera la máscara y se comportaran como en realidad eran.

Cada rostro que voy a retratar parece ocultar y a veces revelar fugazmente, el misterio de otro ser humano. –Confesó

De origen judío, nació en Riga (Republica de Letonia) en 1906; recién cumplidos los veintidós años, vivió un extraño y terrible suceso. Durante una excursión a los Alpes austriacos, su padre falleció en circunstancias poco claras; fue llevado a juicio y  se le acusó de haberlo asesinado. Condenado a cuatro años de cárcel; gracias a la presión que ejerció un destacado grupo de intelectuales, entre los que figuraban, Albert Einstein, Thomas Mann y el mismísimo padre del psicoanálisis, Sigmund Freud, solo cumplió dos.

Se trasladó a Paris en 1940 al inicio de la Segunda Guerra Mundial y después a los EE.UU. donde alcanzaría fama internacional trabajando para la reviste Life para quien realizó mas de cien portadas.

Fotógrafo de gran ingenio, desarrollaba una cultura visual fuertemente influenciada por el surrealismo; esta inquietud le hizo dedicar varios años a trabajar con Salvador Dalí, creando una serie magistral, que se publicaría en múltiples revistas internacionales y en un libro –Dalí´s mustache- donde jugaba con su bigote y con del carácter  surrealista del pintor de Port Lligat, creando unas imágenes  deliberadamente absurdas e hilarantes, surreales y dadaístas.

En esta misma línea de trabajo, encontramos la colección de fotografías que realizó con Jean Cocteau y modelos típicamente afines al gran poeta y cineasta.

A pesar de que en estos dos trabajos, ya mencionados, brilla el genio de Halsman, sus imágenes participan del imaginario de los dos grandes artistas retratados.

Con el cómico francés, Fernandel, realizó una original entrevista sin palabras, a través de fotografías. Las expresiones del actor manifestaban las respuestas sugeridas en las preguntas.

A partir de aquí su fama se hizo eterna. Llegó a fotografiar a Marilyn Monroe en mas de doscientas ocasiones, haciéndola saltar para despojarla de su imagen sexy y restaurarle la naturalidad de la que hacía gala en privado.

Philippe Halsman falleció en Nueva York en 1979, desde entonces, su hija Irene Halsman, estudiosa del desarrollo de la obra experimental que realizó su padre, se ocupa del patrimonio artístico heredado, realizando labores de comisariado, exponiéndolo por todo el mundo.

Pepe  Calvo, 2019

Categories
Portfolios