Milton Glaser
// 13/03/2017
Milton Glaser

 
 
 

Milton Glaser, I love you

 

Utilizando un lenguaje visual de gran inventiva, Milton Glaser es el gran diseñador gráfico de Estados Unidos como también es una figura clave en el mundo del diseño a nivel global. Sus innumerables trabajos caracterizados por un lenguaje conceptual, figuran en la retina internacional colectiva, convertidos en iconos populares. Simetría, austeridad cromática y total sencillez son valores a los que concede una total importancia.
El diseño y el arte son conceptos distantes; el arte ha de servir para transformar a quien mira, hacerle ver el mundo de otra forma, el diseño se dirige al público a través de un cliente.
Nacido en el Bronx de Nueva York, en 1929, de padres inmigrantes húngaros que escaparon del holocausto nazi. Criado en una comunidad de ciudadanos de países del este europeo, realiza sus estudios en la escuela Cooper Union de Nueva York. Consigue la Beca Fullbright que le permite continuar sus estudios en la Academia de Bellas Artes de Bolonia (Italia) de la mano del que sería su maestro, el artista Georgio Morandi, del que muchos años después se referiría a él en estos términos: Aprendí mas por lo que era como persona que por su grandeza artística, era un hombre muy decente, no se dejaba guiar por la fama o el dinero. Era incorruptible. Y se convirtió en un modelo para mi vida.
De excepcional trayectoria, ha recibido diversos reconocimientos por su aportación práctica al diseño contemporáneo, continuando en activo desde Milton Glaser Inc., la empresa que fundó en 1974, produciendo logotipos, papelería, folletos y carteles, además de programas de identidad para marketing corporativos e institucionales, como también el diseño de interiores, restaurantes, hoteles, exposiciones, y otros entornos particulares.
Lo emocional, lo funcional y lo sensorial son conceptos con los que se podrían definir los diseños gráficos de Milton Glaser, rodeados de influencias vanguardistas y de las técnicas que surgen por primera vez a través de sus ideas. Creaciones magistrales que integran texto e imagen en un todo armónico y estético, unificando arte y comunicación. Por ello es el autor del célebre I love New York, posiblemente el diseño más famoso en el mundo entero, el mas imitado. Un pequeño geroglífico de sólo tres palabras y un corazón que se descifra inmediatamente. Una obra maestra absoluta del diseño gráfico.
A lo largo de su carrera, ha sido un prolífico creador de carteles, portadas de libros y carátulas de discos. Su obra ha sido presentada en multitud de exposiciones por todo el mundo como el Museo de Arte Moderno de Nueva York, MOMA, Centro Pompidou de Paris, Museo Suntory de Japón, Lincoln Center Gallery of New York y un interminable etc. Por su contribución profunda y significativa en la práctica contemporánea de diseño, recibió el Premio a la Trayectoria 2004 de la Smithsonian Cooper-Hewitt National Design Museum. Está representado en las colecciones del MOMA, el Chase Manhattan Bank, el Museo de Israel, Jerusalen; el Archivo Nacional del Instituto Smithsonian, Washington D.C.
Creador del diseño gráfico del New York Times Magazine, ha sido asesor de Los Angeles Times, el Boston Globe, Dallas Time… Es además responsable de los nuevos diseños de importantes periódicos como O Globo de Rio de Janeiro, The Washington Post y la Vanguardia de Barcelona. Entre sus últimos diseños consta la cabecera de la famosa serie de televisión Mad Man.
En 1973 se publica Milton Glaser: Graphic Design, que tiene como portada el cartel que realizó para Bob Dylan en 1966, mítico poster, todo un símbolo para los años sesenta; una obra recopilatoria que ha tenido numerosas ediciones. Revisada por Overlook en 1983.
Influido por numerosas fuentes, su estilo se caracteriza por el eclecticismo, siendo la ilustración su dedicación favorita. Su concepción creativa se acerca más a la de un artista, expresando con su trabajo su visión personal del mundo.
Tell the truh (Di la verdad), es uno de sus consejos aunque parece que él no lo sigue al pie de la letra, según ha confesado.
¿Es necesario ser buena persona para ser buen artista? Le preguntó Anatxu Zabalbeascoa en una interesante entrevista que publicó El País, a lo que él respondió Yo me siento mejor cuando soy generoso que cuando soy tacaño.

Pepe Calvo/2016