Lola Vega: Yo también veo series

Cine
// 05/09/2016

 
 
 

Yo también veo series

Lola Vega

 

La gente con la que mas me relaciono, antes cinéfilos empedernidos, ahora son seriéfilos apasionados. Yo también, sin olvidar el cine, claro. Creo que todo empezó por Los Soprano. Las series son para mí literatura televisada y ¡que nadie se eche las manos a la cabeza¡ porque una buena serie no perjudica a una buena novela ¿Qué tienen en común series como The Wire, The Bridge, Mad Men, la primera temporada de True Detective (la segunda no ha estado a la altura) y otras muchas como L Word, House of Cards, Borgen o la tan aplaudida Orange is the new Black?
Lo primero porque en ellas cuentan historias largas, con personajes sólidos y con un arco dramático bien definido y algunos añaden que las series además de ser la nueva literatura televisada son también el mejor teatro.
Lo segundo porque esas historias suele estar escritas por un grupo de autores unidos por un uso particular de las palabras, que expresan a través de imágenes, y para quienes la regla de oro es “seguir lo que está escrito“ y no separarse del guión. Siempre hemos admirado a Aarón Sorkin guionista y dramaturgo de series como The Newsroom o El ala oeste de la casa Blanca. En estos tiempos impera el reinado de Juego de tronos muy ponderado por un político como Pablo Iglesias.
La primera parte de True Detective esta escrita por Nic Pizzolatto, profesor de literatura en la universidad antes de dedicarse a escribir y luego a las series de televisión. Esa hipnótica primera parte cuenta la historia de dos detectives de la policía de Luisiana, interpretados por Matthew McConaughey y Woody Harrelson, que recuerdan una investigación realizada 17 años antes y que se convierte en obsesión: hallar al asesino de una prostituta.
En una atmósfera enrarecida, crepuscular y mística, la miniserie en ocho episodios me impresionó por su estilo, sus diálogos, su utilización de los paisajes del sur de la Luisiana, irreales y llenos de contradicciones, entre su contaminación ambiental y una proliferación mística de la vegetación. Inmediatamente me compré un libro de Pizzolatto editado por Salamandra: La profundidad del Mar Amarillo. No me decepcionó con sus apasionantes relatos violentos, tristes y hermosos. Una cosa, pues, no quita la otra.
 
 

Lola Vega
Periodista, escritora.

Categories
Cine, Lola Vega