Lola Vega: La nueva ingeniería cultural.

Artículos
// 08/07/2016
ELENA ASINS

 
 
 

Pregúntate, pregúntale.
Richard Ford: “Hay cosas que no sé que no sé”.
La nueva ingeniería cultural.

 

La cultura como la vida misma está en continua transformación y movimiento. En el primer piso de mi casa en Madrid se abre una galería efímera que dura un fin de semana para que Carolina de Lourdes y su colectivo muestren su obra. Acaba de hacer un viaje como fotógrafa para mostrar el sufrimiento de los refugiados. Fotografías impactantes en blanco y negro.
Spaghetti Vernisassage es un colectivo que impulsa la creación fuera del circuito oficial. La casa de la Portera hace teatro en un piso de Madrid. La productora Malvalanda, con María del Puy documenta el sufrimiento de gays en países como Méjico o Marruecos. También se ocupan de las artistas mujeres olvidadas y así han conseguido entrar en el mundo de la artista Elena Asins para mostrarla al gran público con esta frase “solo su obra apacigua su dolor”. The Machine To BE Amother Lab es un colectivo que hace experimentos sociales y culturales con la realidad virtual para que los ciudadanos puedan ponerse en la piel del otro. El colectivo pretende que nos metamos literalmente en los zapatos del otro, una forma virtual de entrar en el mundo del conocimiento en vez del de la opinión.
Santander ha sido el centro de un encuentro singular de Ingeniería cultural, impulsado por la Fundación Santillana, que nos ha hecho comparecer como periodistas culturales ante la innovación, sentándonos fuera de la comodidad de lo sabido. El propósito era conocer de cerca proyectos fuera del marketing de lo conocido, su proceso creativo y el horizonte que esta por venir.
En la última Feria del Libro me llamaba la atención que la fila de las firmas mas numerosa tenía como objetivo a los booktuber, que son los jóvenes que hablan de libros en YouTube. Conocer mas de cerca a Martitara ha sido revelador, porque Marta Álvarez, -que es booktuber- es seguida por miles de jóvenes potenciales compradores de literatura. Ama los libros, tiene 19 años y tiene criterio. Para ello se pone frente a la cámara y explica lo que lee… Claro que muchos jóvenes que han nacido en la era digital ya no quieren que les escribas una larga crónica sobre lo interesante que es un libro, quieren que alguien de su edad lo haya leído y les dé su opinión por internet. Entonces puede que lo compren.
Algún compañero -erróneamente- le sentenciaba “ya pero cuando tengas treinta años harás lo mismo que nosotros, dar los libros que te exige el director del medio”. Es la mayor tontería que se escuchó en todo el congreso. Los nuevos artistas o divulgadores practican de momento otras fórmulas “mucho crowfunding y mucha autogestión”.
Allí estaban también los que cuentan el impacto de lo cultural en la mass media como Pepe Zapata que es consultor de Tekne-Culture y quiere introducir mediante su pregúntate pregúntale, la voz del ciudadano. En su empresa se crean historias que explican los deseos culturales.
Y es que en la época de los nativos digitales funcionan también otros parámetros, como la personalización e incluso el boca oreja. El director Aáron Zapico de algo supuestamente tan clásico y barroco como Forma Antiqua, desvelaba que podían llevar su música barroca, con sus claves, oboes o demás instrumentos, a fiestas, pisos y todo tipo de cascarones donde alguien desee escuchar este tipo de música enraizada con lo nuevo. ¿Hay algo mas roquero que Bach?. Lo importante no es la evolución, sino la revolución.

Lola Vega
Periodista, escritora.
 
 
 

ELENA ASINS

Elena Asins

Categories
Artículos, Lola Vega