Portfolios
// 08/04/2019
joan fontcuberta, dadaíamo, surrealismo, impresionismo, engaño fotográfico, periodismo falso, fotomontaje, mitología,

El maestro del embuste

No creo descubrir nada nuevo, si digo, que Joan Fontcuberta es mucho más que un autor de fotografías. Al acercarte a su trabajo descubres los múltiples recursos que maneja para realizar su obra, inventando tramas que nos hace creer que son auténticas, partiendo de complejos conceptos, contando historias, auténticos fakes, con una gran imaginación y mucho sentido del humor, -el humor es imprescindible en todo acto de creación, dijo una vez un sabio-; retando a ciertas disciplinas que ejercen su autoridad como la ciencia o la religión. Publica en los medios, no como artista que muestra su trabajo, si no como una más de las noticias del día, como ejemplo: la llegada de los rusos a la luna. El mismo Fontcuberta se convierte en el astronauta imaginario Ivan Istoichnikov que se va a la luna con la perra Kloka (en homenaje a la perra Laika que los rusos enviaron a la luna hace mas de sesenta años), para ello escribe toda una historia que figura en el catálogo de la exposición, documentándola con textos, fotografías y fotomontajes que nos sumergen en la realidad creativa de este artista singular y único, todo un maestro del embuste; me refiero a la muy célebre serie Sputnik (1997); antes había creado plantas de sofisticados nombres (Herbarium, 1982-85) y animales únicos y nunca vistos (Fauna, 1985-89, donde también intervino el fotógrafo Pere Formiguera).

En la serie La sirena de Tormes (2000), a través de la revista Scientific American y, confirmado por los testimonios documentados por el geólogo y sacerdote Jean Fontana (personaje inventado) nos muestra el descubrimiento de unos fósiles de una especie desconocida de homínidos acuáticos que nos recuerda a las sirenas de nuestros relatos de juventud.

En 2014: Trepat. Fotografiando la maquinaria de la empresa leridana de Josep Trepat Galceran comparándola con la obra de los grandes artistas europeos del siglo XX como Man Ray, Moholy-Nagy, Rodchenko y otros, creando una colección de arte ficticia nos invita a revisar a los dadaístas, al futurismo, surrealismo, el suprematismo, etc.

El comisario Iván de la Nuez dijo de él que era el menos literal y el más literario de los fotógrafos debido a la constante narración de ficciones en toda su obra.

En sus comienzos hacía fotografías de carácter neo dadaísta que impactaban la mirada del espectador; nadie podía sentirse indiferente ante la visión de su obra temprana, llegando a conseguir importantes premios nacionales como el Negtor, con una inquietante imagen donde una oreja surgía de la pared de un edificio.

Joan Fontcuberta (Barcelona 1955), colabora con la mítica revista Nueva Lente desde sus inicios en los años setenta y crea la revista Photovisión (1980), dos grandes publicaciones que impulsaron la fotografía de autor en nuestro país. A inicios de la década de los ochenta, forma parte del grupo de gestores que crearon la Primavera fotográfica, bienal que se celebraba en Barcelona, con toda la ciudad invadida por la fotografía de los grandes fotógrafos nacionales e internacionales, veinte años antes de Photoespaña.

Ha expuesto en museos, centros de arte y galerías importantes de todo el mundo, como el emblemático MOMA de Nueva York, Art Institut de Chicago, el Foam de Amsterdam, IVAM de Valencia y el MEP de Paris y el Palau de la Virreina de Barcelona… Ha publicado mas de cien libros y catálogos, en unos nos muestra su obra visual y en otros, de carácter docente -La furia de las imágenes, La cámara de Pandora, El beso de Judas… -nos habla de conceptos y nuevas formas de expresión. Fontcuberta nos desvela, en unas frases, algo que nos permite entender mejor al artista y a su obra: Estudié Ciencias de la información, y, trabajé unos años en publicidad y en periodismo. Ambas actividades fueron escuelas de ficción y mentira, y, en ambos casos la fotografía ocupaba un rol autentificador. Yo me propuse mostrar hasta que punto el exceso de verdad fotográfica era una pura construcción cultural. Yo no aspiro a engañar, si no a enseñar a descubrir el engaño. Mi mayor satisfacción es cuando el público se hace cómplice de mis estrategias.

Pepe Calvo/2019
Director y editor de Hünter Art Magazine

Categories
Portfolios