El palacio de la luna, anticomentario de Bruno Francés.

Bruno Francés
// 24/02/2016
paul auster, el palacio de la luna, bruno francés, literatura alicante, arte alicante, autores alicantinos, artistas alicantinos,

 

El palacio de la luna, anticomentario de Bruno Francés

Sobre la obra de Paul Auster

No les voy a hablar de El Palacio de la luna como si fueran a leer un comentario de texto, ni como si estuvieren delante de algún trabajo de bachiller o de final de parcial en la universidad en el que se deba deslumbrar al profesor en cuestión con un montón de conocimientos a todos los niveles -líbreme Dios, es tan solo un libro-, ni siquiera les voy a hacer un resumen rollo “te voy a contar de qué va la historia aunque lo pone en la contracubierta bajo la máscara de sinopsis”; no porque uno entra en internet y puede encontrar verdaderos análisis de la obra tan pormenorizados y escrupulosamente diseccionados que uno, en verdad, no sabe si todo eso que se dice está en el libro que acaba de leerse, si lo encontró, lo entendió de tal modo como dicen que debiera entenderse o, quizás, debería de volver a las aulas a aprender a bucear en los contenidos de una obra literaria antes de abrir la bocaza o la “letraza”. Vamos que, a veces, da la impresión que hay quien se lee un libro no para disfrutar de su lectura, de las letras, del ambiente, de la magia de las palabras sino para convertirlo en el trabajo de un médico forense que busca de tal modo que sí, que puede ser pero que, también, puede que no. Y también hay quien se lo lee para comentarlo y joderlo a los demás.
He leído la obra y tantos comentarios, trabajos, artículos, impresiones, ilusiones, decepciones sobre ella que ya no sé qué obra he leído yo o me he embebido de los demás. Ando más perdido que el protagonista y encima la luna llena me da dolor de cabeza.
Que va de un tipo, Marco Fogg que no sabe demasiado de su pasado, menos de su futuro pero que tanto a él, como a los astronautas, un paso hacia delante les va a llevar a cambiar la historia conocida siempre bajo el influjo de la luna de algún modo. Vamos que la búsqueda de la identidad de toda la vida.
No la entiendo como una novela romántica a pesar de que el título se me antojaba de tal modo. El sueño americano tratando de no dormir al lector durante una lectura en ocasiones farragosa, lenta, otras las menos amena y rápida, pero siempre inteligente, perfecta y con frases brillantes.
No esperen una lectura facilona y sencilla. Siéntense cómodamente, guarden el reloj en otro lugar de la estancia y zambúllanse en su compleja estructura argumental, perfectamente planificada, guiada y rematada. Auster no da puntada sin hilo en una narración que bebe de Beckett, Allan Poe, Melville, Hawthorne y que incluso se atreve con ramalazos freudianos. Usa todo lo que sabe, todo lo que le gusta y se nota que disfruta con el camino que ha emprendido hasta llegar a la costa del Pacífico.
Que sí, que hay de todo… culpa, búsqueda de la identidad, azar, personajes obsesivos, metaficción, historia americana, costumbrismo, años 60, soledad, Dios sin dios, silencio, orfandad, psicoanálisis, silencio y mucho made in América en la época del Vietnam. Pues hay de todo eso Central Park y la luna. Me faltaron Robert Redford y Natalie Wood descalzos por el parque para contrarrestar tanto despropósito y si ya escucho de fondo a Cher creo que hasta lloro. Todo muy americano.
No esperen que les cuente la historia porque no lo voy a hacer. Eso es cosa de ustedes. Ni siquiera les voy a decir el porqué del título. Léanlo ustedes. Un libro se descubre no te lo descubren porque, de tal guisa, te llevas las mismas sorpresas que el bueno del protagonista que siempre anda entre encrucijadas, coincidencias y vivencias que lo mantienen en el filo de un acantilado tan vital a lo largo de la historia que no sé porqué no usó talco para las rozaduras y cristalmina para las heridas.
Si la vida familiar propia y para el que la conoce ya es dura no se quieran imaginar si tu tío toca el clarinete, tu novia Kitty Wu (no confundir con Hello Kitty) se queda embarazada y le da por ser antiabortista, tu padre ha desaparecido, te embarcas a escribir la biografía de un pintor en silla de ruedas y luego te mandan a buscar a un tal Solomon al quinto pino para entregar unos documentos. El lío, ya ven, descomunal y el final de los antológicos y de traca. Vamos que, si te aburres, al Marco lo invitas a casa por Navidad y te quedas sin familia ni política ni putativa y todo a la luz de la luna. Compren vino.
La ausencia es la gran protagonista de una obra tremendamente enigmática, absorbente, observante, mágica, trágica, conmovedora, realista, nocturna, lunática, selénica y con un tratamiento de la libertad un tanto peculiar a modo de concepto de la libertad como necesaria esclavitud del hombre lo cual no deja de ser una paradoja, una ironía o una putada.
Es una obra para decir que mola más por lo que conlleva decirlo a nivel sociocultural que por lo que realmente pueda llevar como disfrute colosal. No me malinterpreten que no es peyorativo el gesto. Es una obra para gente que lee obras, no para gente que lee libros que sonando casi igual ha de sonar completamente distinto. No es comercial en el sentido de masas. Magnífica, precisa, preciosa, tediosa, inteligente, pensada, trabajada, antinatural, milimetrada, difícil y muy culta, El palacio de la luna, insisto es autorizada para todos los públicos sin, realmente, serlo del todo.
Ya les avisé que no iba a ser un comentario al uso, es más un anticomentario por lo que se espera de él. Si es recomendable, como lo es toda lectura buena o mala, para gustos los colores y sí escucharán maravillas de ellas. Las tiene por supuesto, es una apuesta ganadora desde luego pero, en ocasiones, algunos seguro que la tildan de verdadero coñazo; así que ustedes mismos. Lo importante, al fin y al cabo, es que gane la lectura, que sientan los lectores, que vivan las historias, el resto tan solo es una opinión más.

paul auster, el palacio de la luna, bruno francés, literatura alicante, arte alicante, autores alicantinos, artistas alicantinos,

Bruno Francés
Escritor

 

Breve biografía de Paul Auster.

paul auster, el palacio de la luna, bruno francés, literatura alicante, arte alicante, autores alicantinos, artistas alicantinos,

paul auster, el palacio de la luna, bruno francés, literatura alicante, arte alicante, autores alicantinos, artistas alicantinos,