Din Matamoro
// 20/05/2019
poesía visual, sin matamoro, pepe calvo, hunter artmagazine, magazine arte,

DIBUJOS NATURALES

 Párate y verás como se mueve el mundo. Carlos Oroza

Como la mayoría de los niños de mi generación el tiempo nos sobraba, las horas eran lentas, aunque los años pasasen para todos. Algunas veces me sumergía en un sentimiento de soledad, de aburrimiento y de lluvia. Supongo que a esa edad contemplaba todo lo que se movía a mi alrededor y cuando fui consciente de ello descubrí la curva y sus movimientos. La nube que asocié con algo.

La nube es un conejo. La nube es un pez. La nube es un pájaro. Los árboles, los bosques, el desplazamiento del mar, el horizonte recortado. Y así fue transcurriendo el tiempo, dibujando y contemplando. Lo hicieron antes  pintores como, el Giotto, el Bosco, Goya, Velázquez, Durero… que además de otros intereses representaron a los animales con admiración y respeto.

Cuando descubrí que no todo es pintar, que la pintura es física, obsesiva, celosa y como te descuides nunca sales del estudio, para mi fue una revelación. Llevo unos años engañándola y por eso no enciendo la luz. En invierno pinto menos porque hay menos horas de luz en las ventanas y por suerte, la pintura no lo nota. A medida que los días crecen estoy más con ella. Cuando no estoy a su lado físicamente, la engaño pintando con el dibujo, con la fotografía, con el cine y la literatura. Pinto con la mente, camino con otra mirada, aprovecho lo azaroso en una permanente búsqueda.

Recuerdo una mañana que entré en una panadería y pensé mientras hacía la cola que estaba equivocado, quizás no vendían panes si no pescados.

Pinté con la espuma, lo hice con el plástico y las bolsas, con las manchas de las aceras, con los papeles olvidados, con las meadas de los perros, con los huevos fritos, con las pieles de las frutas, con los tubérculos y las hortaliza…

El ajo siempre fue un ajo y la cebolla una cebolla, las judías solo judías, pero pueden ser más cosas. Las pieles de las frutas se ruborizan con el tiempo, crean manchas oscuras y me sugieren imágenes. Las mondas que caen a través de nuestros dedos a la mesa, recortes sin recortar, tan solo aire. Regalos que nos trae el cerebro al haber dibujado tantos años. Contemplar para recordar, crear y conseguir que menos sea más y al final fotografiar mis “imágenes mentales”, para que otros las puedan ver.

Din Matamoro
Artista visual

12 de mayo de 2019
dinmatamoro.com

Categories
Din Matamoro, Portfolios