Face to face: Cristina Iturrioz – Ion Fiz.

Elsa Martínez
// 06/06/2016
elsa martínez, ion fiz, cristina iturrioz,

 
 
 

Entrevista a Cristina Iturrioz: creadora, artista, creativa…

Si la vida entera se puede resumir en algo, quizás es en el emblemático huevo, ese genial elemento de la naturaleza que encarna el principio y el fin, que encierra la esencia de todo un origen y el final de cualquier cosa en su mera y lisa perfección, en esa curva oval y en sus suaves pero sólidas formas sobre el espacio. Por eso, cuando entras en el estudio, reflejo fiel de ella misma, de la artista de origen navarro Cristina Iturrioz no te sorprende, en absoluto, que los huevos sean esculturas con vida propia, pequeños retazos de texturas que por si mismas hablan o que se estampen sobre grandes acrílicos, fotografías e incluso series de colores increíblemente vivos y vitalistas. Cristina es arrolladora, con su cautivadora belleza hitchcockiana rubia y de ojos intrépidos y elegantes, la artista afincada en Madrid desde hace años es uno de los valores innovadores y de fuerza expresiva más interesantes de la actualidad artística. Ecléctica, soñadora, vitalista, interesante, viva, fuerte, intensa y con una capacidad creativa brutal, me recuerda la razón por la que comer con una persona sigue siendo una aventura apasionante, conocer su naturaleza y su vida, su trayectoria con un buen vino como los que su familia y ella misma han creado desde hace lustros. Cada retazo de su conversación, pinceladas vibrantes de una vida intensa, es una pequeña llave a todo un cajón de sensaciones. Las mismas que la llevaron desde una carrera destinada a ser una gran empresaria hasta ahora, donde la pasión por crear y expresar ha inclinado la balanza hacia una vida artística que embarga cada minuto de su preciado tiempo. En este imparable torrente creativo su última aventura ha sido la conjunción con la Moda, de la mano de otro artista en su terreno, el diseñador Ion Fiz, con el que ha realizado una verdadera instalación efímera sobre la Pasarela Cibeles en su última edición de Febrero 2016 y hasta la creación de unos estampados geniales extraídos de sus series “Dancers”, “Horses” y “Pop art”. Sobre todo ello, queremos saber más y más…

H: Cristina, aunque suene a manida esta pregunta, ¿cómo se gesta un artista? Es decir, ¿cómo se pasa de la afición a la pasión al 100 por 100 como vida absoluta dedicada al arte?
C.I.:
El alma de un creador se lleva dentro, hay algunos que lo descubren pronto pero en mi caso fue progresivo.
Me licencié en ciencias Empresariales y Derecho, y el Arte empezó como una afición y año tras año empecé a delegar mis tareas empresariales para tener más tiempo para crear, visitar estudios de artistas, galerías, museos, fundaciones.
Progresivamente me di cuenta que lo que me hacía feliz era poderme dedicar totalmente a crear y profundizar mas en mi trabajo artístico. Necesitaba dar coherencia a las series, mas tiempo para estudiar lo que había producido y lo que iba a hacer.
Al ir delegando mi actividad empresarial pude hacer el pasado año mi primer libro de Arte que contempla una retrospectiva del trabajo de los últimos veinte años. También pude plasmar la obra en tres dimensiones, de ahí las figuras ovoides pintadas o con textura.
Esto me ha proporcionado un interés sobre la escultura de exteriores que será mi próximo proyecto. Contemplo también la posibilidad de escultura monumental pero primero empezaré con un proyecto de exterior no tan grande.
Como se gesta un artista: con vocación, ilusión, pasión, entendimiento, paciencia y trabajo.

H.: De familia dedicada a una gran bodega y a los negocios familiares en Navarra, y de estudios destinados a seguir la tradición familiar, un día su amor por el arte le cambia el rumbo vital… ¿cómo fue ese momento? ¿existe ese síndrome de Stendhal con el arte que nos hace capaces de elegir una forma de vida como la del artista entregado en su totalidad?
C.I.:
Al principio fue muy difícil, nadie lo entendía ni se lo podía creer. Un día que estaba muy disgustaba del cierto asombro que provocaba mi persistente interés en seguir y seguir con el Arte y lo duro que estaba siendo. Un gran amigo, artista internacional, me aconsejó que no explicase más sino que trabajase duro y que si el trabajo merecía la pena la obra lo haría por mí. Me animó a seguir y agradezco mucho a los artistas que me han animado y me han orientado siempre. Su apoyo ha sido fundamental así como el de amigos me han ayudado a seguir, a perseverar, a no perder la ilusión de lo que hago y ha ser muy libre a la hora de expresarme.
Respecto a mi vida dio un cambio enorme, todo es diferente tienes que organizar tu tiempo, necesitas mucha autodisciplina y organización.
Conoces a nuevas personas vinculadas con el Arte de alguna manera: artistas, diseñadores, escritores, fotógrafos, modistas, coleccionistas, galeristas, críticos… etc, tu vida se enriquece notablemente gracias a estas personas que forman parte de tu vida.
 
 


 
 

H.: Una pregunta indiscreta… ¿posee usted, como me susurran, una dosis importante de curiosidad e hiperactividad que la hace alma inquieta cada día hasta el agotamiento?
C.I.:
Hay que ser curioso, la vida se disfruta más cuando tenemos interés por conocer, saber, aprender, experimentar cosas nuevas y no tener miedo a nada porque nos paraliza. Intento investigar en nuevas posibilidades. Ahora me ha dado un “espacio intermedio” para salir del mundo ovoide y hacer dos series limitadas. Con la tecnología actual y partiendo de la base de dos grandes maestros estoy reinterpretando a Mondrian en cajas de metacrilato con sombras y tres dimensiones y materiales de hoy. De esta serie geométrica comienza la desintegración de las formas ovoides hacia la geometría de los polígonos con cierto guiño a Mondrian. En paralelo las piezas D’apress Matisse, la segunda serie figurativa de 15 piezas entorno a su cuadro la Danza con una visón muy moderna de este. Respecto a ser hiperactiva un poco sí, intento vivir cada día al máximo y disfrutar de lo que te ofrece. A veces me gustaría estar tranquila pero cada cual tiene una naturaleza y la mía es estar en movimiento haciendo cosas.
 
 
elsa martínez, ion fiz, cristina iturrioz,
 
 

H.: Después de conocer su obra y su interesante relación con la vida en toda su trayectoria (incluida la empresarial) me he quedado fascinada por su grandísima fuerza creativa. Prolífica en su talento, cuéntenos ¿por qué el elemento del huevo es una constante en fotografías, obras plásticas y sus famosísimos huevos que son a veces orgánicos y que tan aplaudidos han sido en la pasarela de moda internacional de Madrid el pasado Febrero?
C.I:
Las obras presentadas en Cibeles, Fashion Week de la mano de Ion Fitz, consistieron en una puesta en escena con cinco esculturas ovoides orgánicas. Me pareció interesante cambiar el ritmo de la pasarela ya que las modelos no caminaban en línea recta sino haciendo curvas sorteando las esculturas ovoides durante todo el recorrido. La intención era cambiar la pasarela y el ritmo. Una nueva forma de presentar las esculturas. La pasarela Cibeles junto con Ion Fitz me dio la oportunidad de hacer una puesta en escena con las esculturas y ver como estas series tridimensionales podían reproducirse en telas y ser utilizada por los modistos para sus creaciones. Me ha gustado mucho el resultado y espero a futuro seguir colaborando. He pensado en una pasarela muy moderna para el próximo año donde se incorporan audiovisuales junto con nuevas esculturas en movimiento para crear un universo mágico. Las esculturas orgánicas necesitan cuidados, luz y humedad para persistir. Es como tener algo vivo, necesita de cuidados y no es eterna. El arte efímero me interesa porque entiendo que representa muy bien la sociedad actual.

H.: Sus fotos en blanco y negro de la serie “desnudos por Andalucía” me han emocionado por su relación entre la piel, por títulos y actitudes como la de los “embriones” en relación a la belleza femenina sobre el hueco del reflejo de luz de sombras de huevos… y por la genial colaboración con Kim Weston. ¿Significado? ¿pieles femeninas y mujeres de fertilidad y erotismo icónico?
C.I.:
No ha sido por casualidad terminar este año con las figuras ovoides. Desde el principio elegía elementos para darles otra forma y creaba composiciones tridimensionales que representaban otras cosas al elemento escogido que se multiplicaba para conseguirlo. De las figuritas, maniquís, caballos, bailarinas…etc. quise simplificar el elemento a una forma ovoide por su gran significado y potencia. Este símbolo empezó como ser individual luego universos ovoides para expresar lo que me interesaba y de ahí las esculturas con texturas y pintadas. El símbolo del huevo me ayuda para expresar y elogiar todo aquello que precisa la obra. Kim Weston vino a España para hacer dos talleres de fotografía sobre desnudo con modelos profesionales y me dieron la oportunidad de acompañarles. Uno fue en Andalucía y otro sobre Gaudí. Fue uno de los mejores viajes que recuerdo, no dormimos mucho porque había que hacer shooting al amanecer y terminábamos tarde. Nos reímos mucho, disfrutamos y aprendimos bastante. Quise dar a las fotografías el sentido de mi trabajo y metí las modelos desnudas en huevos a modo de embriones ya que no quería distanciarme de lo que estaba pintando durante ese año. Este mes se exponen en la Casa -Museo de Madariaga en Sevilla. Su significado es obvio el origen, la fertilidad, el universo, el erotismo… etc.
 
 


 
 

H.: Veo una fuerza expresionista en una época en la que desde “abstracción” pasamos a “el bosque”, “mundo marino” o “sueños de mariposa” que contrasta con la levedad de los trazos gráficos de “recuerdos”, una fotografía combinada sobre metacrilato que es como una radiografía de vivencias y libertad mental. ¿Cristina es un contraste y un debate dialéctico de vida? Me gustaría saber que siente una artista para poder sacar todo ese conflicto apasionante sobre una obra y mostrarlo al mundo abiertamente, generarnos esa visión y ese debate de emociones al ver ese diálogo consigo misma.
C.I.:
Como bien dices el sacar lo que llevas dentro de ti te libera. A veces puede suponer un contraste porque junto a una situación difícil tu obra puede ser el contrapunto y sea todo lo contrario, lleno de color o energía. Otras veces se plasma tal cual y no existe esta controversia. Los seres humanos somos complicados y el dialogo que queremos tener con la obra puede entenderse y otras veces resulta difícil y complicado plasmarlo de la manera que lo hemos imaginado o sentido. Pero creo que trabajando y con constancia se consiguen cosas. En esta sociedad rápida llena de contrastes, globalizada hay que concienciarse de diferenciarse y proteger tu obra. Esto crea dificultad y es una constante lucha por persistir, mantener la identidad y disfrutar del trabajo que hacemos.

H.: Es polifacética, genera obra fotográfica, escultórica, acrílicos, técnica mixta y este año hasta estampaciones para una gran colección del diseñador de origen vasco Ion Fiz, que realizo con sus series tejidos estampados geniales para una colección que, precisamente, también desfiló entre una selección de piezas “huevo” impresionantes. ¿Cómo ha sido la experiencia?
C.I.:
Muy buena, interesante colaborar con Ion fitz y poder hacer la puesta en escena y las telas con estampados de mis fotografías y cuadros.

H.: ¿Qué recuerdos de su vida como viticultora y bodeguera han sido esenciales en la pasión que usted tiene por el arte y su sabiduría? Porque estoy convencida de que su talento actual, que es muy sólido, tiene algo que ver con su vida anterior seguro, ¿como fue?
C.I.:
Somos lo que vivimos y experimentamos. Sin duda hay influencias que arrastro de lo que he vivido, mirado y sentido. Probablemente las texturas de la naturaleza que utilizo para las esculturas ovoides e intentar que sean orgánicas tengan algún paralelismo con el mundo del vino. El vino es algo vivo y que depende que como se trate evoluciona de forma diferente. Lo mismo pasa con mis esculturas orgánicas, tienen cierto paralelismo al vino ahora que lo preguntas. También hay similitudes a la hora de la paleta de color, muchos verdes, naranjas, verdes, calderos, ocres… reflejo de lo que veía en el campo de las bodegas. Al final creo que todo influye de manera consciente e inconsciente.

Elsa Martínez
Comunicadora, periodista.
Hünter
Fotografía

 
 

Cristina Iturrioz viste diseños de Ion Fiz

Categories
Elsa Martínez, Moda