Lola Vega
// 26/02/2018
el ángel exterminador, blanca portillo, luis buñuel, pepe calvo,

 
 
 

TEATRO. EL ÁNGEL EXTERMINADOR

 

Un grupo de burgueses es invitado a cenar a una especie de palacete tras salir de la ópera y resulta que cuando llega la hora de marcharse, una extraña fuerza les impide largarse. Así pasarán días, semanas en las que todas las convenciones sociales se derrumbarán. El hambre, la violencia, los recelos, los odios, el deseo, los instintos irán sustituyendo a la educación, el civismo y la contención. Blanca Portillo y Fernando Sansegundo, directora y adaptador respectivamente, nos han encerrado teatralmente en el universo surrealista de Buñuel. Pero claro, Buñuel era un genio.
El ángel exterminador sigue causando interés y el teatro Español estaba de bote en bote.
La alegoría indaga en la vaciedad existencial de la alta burguesía, con tintes religiosos; pues su hipocresía y su alejamiento de la virtud merecen un castigo ejemplarizante. Blanca Portillo intenta desnudarles y casi lo consigue. Se percibe en la representación una intención lúdica pero al despojarla de surrealismo buñueliano y de algunas de sus metáforas más potentes, como la aparición de las ovejas, se pierde la magia del teatro. A pesar de todo, es una obra que recomiendo y que yo nunca me perdería. Eso si, el montaje que nos muestra Blanca Portillo resulta demasiado largo y el lenguaje supuestamente aristocrático, es aquí el de un grupo de estrafalarios millonarios de la Marbella de los años 60 con un servicio doméstico prestado por la Duquesa de Alba. El sonido tampoco llegaba limpio al espectador que no ocupaba las primeras filas.
El reparto en modo coral -rara vez es tan clara la ausencia de protagonistas- está plagado de nombres potentes, desde veteranos como Juan Calot a Irene Rouco, el criado de Víctor Masán, un Alex O’Dogherty en uno de sus mejores y más trabajados papeles como el cabal doctor, uno de los pocos que tratan de mantener la compostura -de sostener la civilización-, la solidez de Alberto Jiménez o un Dani Muriel que hace bastante creíble al mujeriego caradura al que interpreta. Francesca Piñón y Ramón Ibarra, como los anfitriones, ofrecen trabajos interesantes y Juanma Lara se come el escenario con la violencia de su personaje.
 
 

El ángel exteminador – De Luis Buñuel – Dirección: Blanca Portillo – Versión: Fernando Sansegundo – Escenografía. Roger Orra – Iluminación: Juan Gómez Cornejo – Vestuario:  Marco Hernández – Espacio sonoro:  Mariano García – Reparto: Hugo Alcaide, Juan Calot, Inma Cuevas, Abdelatif Hwidar, Ramón Ibarra, Alberto Jiménez, Juanma Lara, Víctor Massán, Anabel Maurín, Manuel Moya, Dani Muriel, Alfredo Noval, Alex O’Dogherty, Francesca Piñon, Cristina Plazas, Camilo Rodríguez, Irene Rouco, Mar Sodupe, Mª Alfonsa Rosso, Raquel Varela – Una producción del Teatro Español – el 18 de enero al 25 de febrero 2018

Lola Vega
periodista y escritora
 
 
 
 

LOS OJOS DE BUÑUEL

 

Pretender hacer de nuevo El ángel exterminador sería una tarea tan banal como imposible: El ángel exterminador ya existe, está ahí como una de las más grandes películas de Buñuel, forma parte de la historia del Cine y del Arte en general. Las herramientas del Teatro nos permiten volver a mirarla con ojos nuevos, con los ojos de hoy, acercarnos a su misterio, al hechizo que produce esa imposibilidad de salir de un recinto que en todo momento permanece abierto. Un recinto que se expande, como círculos concéntricos, desde el habitáculo más íntimo hasta las fronteras del mundo. Volver a mirar a esos personajes (espejos deformantes) y preguntarles qué nos quieren contar. Las herramientas del teatro nos permiten preguntarnos en qué medida los sucesos de la película nos afectan en el aquí y ahora de nuestro tiempo y bucear, no solo en el subconsciente del autor, sino en el nuestro propio, entrar en un mundo lleno de interrogaciones y sin apenas respuestas. Mirar el presente a través de los ojos de Buñuel.

Blanca Portillo
 
 
 
 

Una producción del Teatro Español

 

Blanca Portillo dirige la adaptación teatral de la película El ángel exterminador de Luis Buñuel, una historia que analiza los más humillantes límites de la degradación humana.
Estrenada en 1962 y galardonada con el Premio Fipresci de la crítica internacional y el Premio de la Sociedad de Escritores del Cine en Cannes, la obra relata cómo un grupo de burgueses asisten a una cena después de una velada en la ópera.
Los sirvientes y cocineros abandonan la mansión y al terminar la cena los aristócratas se dan cuenta de que no pueden salir de la habitación por una razón desconocida, aunque aparentemente no hay nada que se lo impida.
Los días van trascurriendo y los alimentos y la bebida comienzan a escasear. Por este motivo, algunos personajes enferman, la basura se acumula y duermen donde pueden. A partir de ese momento, los buenos modales y la cordialidad se van perdiendo comenzando a actuar como salvajes.
 
 
 


 
 
 

El ángel exterminador de Luis Buñuel. Rodada en la ciudad de Méjico en 1962 con un reparto coral en el que destaca Silvia Pinal, musa del maestro.

 

Categories
Lola Vega, Teatro