Cine
// 22/01/2018
APICHTAPONG, pepe calvo, hunter art magazine,

 
 
 

Tropical malady

 
 


 
 

Hay algo mágico en el aire. Son tiempos felices, y el amor es algo sin complicaciones para el soldado Keng y el joven campesino Tong. Tardes agradables con la familia de Tong, noches llenas de canciones en la ciudad… Hasta que la vida se ve perturbada por la desaparición de alguien. Además, algún tipo de bestia salvaje ha estado matando a las vacas. Según las leyendas locales cabe la posibilidad de que un ser humano pueda convertirse en otra criatura. Entonces empieza la historia de un soldado que se adentra solo en el corazón de la jungla, donde los mitos a menudo se hacen realidad.
 
 

“Weerasethakul no es un director de mayorías, ni se lo propone. Y este Tropical Malady (…) es la mejor prueba de su estilo; o con más precisión, de sus investigaciones formales. (…) atención a la segunda mitad, porque hay en ella un absoluto dominio de las técnicas de la narración.”
M. Torreiro: Diario El País
 
“Difícil de ver porque cuenta dos historias cuyo presunto engarce no se soluciona con claridad según los cánones de una narración lineal (…) una continua exhibición de maestría formal (…) Puntuación: ★★★★ (sobre 5).”
Antonio Weinrichter: Diario ABC
 
 


Año: 2004. Duración: 118 min. País: Tailandia. Director/a: Apichatpong Weerasethakul. Guión: Apichatpong Weerasethakul. Música: Varios. Fotografía: Jarin Pengpanitch, Vichit Tanapanitch, Jean-Louis Vialard. Reparto: Banlop Lomnoi, Sadka Kaewbuadee, Sirivech Jareonchon, Udom Promma. Productora: Coproducción Tailandia-Francia-Alemania-Italia. Género: Drama. Fantástico | Surrealismo. Medicina.


 
 

 
 
 
 
 
 

Uncle Boom

 
 


 
 

El Tío Boonmee que recuerda sus vidas pasadas es la última parte de un proyecto multiplataforma llamado “Primitive”. Dicho proyecto nos acerca a la región de Tailandia del Nordeste, y en esta película, más concretamente “Nabua” en la provincia de Nakhon Phanom, junto a la frontera laosiana. Anteriormente, el director ya había desarrollado una vídeoinstalación de siete partes y dos cortometrajes en relación a esta película: Una carta para el Tío Boonmee y Fantasmas de Nabua, todos estrenados en 2009. El proyecto nos acerca a temas introducidos por la memoria, como la transformación y la extinción, además trata los conocidos enfrentamientos entre los simpatizantes comunistas de Nabua y el ejército tailandés en 1965, que terminaron de manera sangrienta. A pesar de ello el director ha remarcado que “recoge los ecos de otros trabajos del proyecto de videoinstalación “primitive”, que es acerca de Isan y su brutal historia. Pero no estoy haciendo una película política, es más como un diario personal”
Según Apichatpong, la película es en primer lugar acerca de “objetos y personas que se transforman o cruzan”. Uno de los temas centrales es la transformación y posible extinción del propio cine. La película consiste en seis rollos de película, cada uno de ellos con un estilo de grabación diferente. En palabras del director entre los estilos podemos encontrar “cine antiguo con actuaciones rígidas acompañado por una puesta en escena clásica”, “estilo documental”, “disfraces y drama” y “mi estilo de película cuando ves largas tomas con animales y gente conduciendo”. Apichatpong explicó más tarde en una entrevista con el Bangkok Post: “Cuando haces una película sobre recuerdos y muerte, te das cuenta de que el cine está también enfrentándose a la muerte. El Tío Boonmee es una de las últimas películas grabadas analógicamente – estos días todo el mundo graba digitalmente. Es mi pequeño lamento”.
 
 


Año: 2010. Duración: 113 min. País: Tailandia. Director/a: Apichatpong Weerasethakul. Guión: Apichatpong Weerasethakul. Música: Varios. Fotografía: Yukontorn Mingmongkon, Charin Pengpanich, Sayombhu Mukdeeprom. Reparto: Thanapat Saisaymar, Jenjira Pongpas, Sakda Kaewbuadee, Natthakarn Aphaiwonk, Geerasak Kulhong, Kanokporn Thongaram, Samud Kugasang, Wallapa Mongkolprasert, Sumit Suebsee, Vien Pimdee. Productora: Coproducción Tailandia-España-Alemania-Reino Unido-Francia; Anna Sanders Films / Eddie Saeta S.A. / Illuminations Films / Kick the Machine. Género: Fantástico. Drama | Sobrenatural. Surrealismo. Familia.


 
 

 
 
 
 
 
 

Cemetery of splendour

 
 


 
 

Soldados con una misteriosa enfermedad del sueño son transferidos a una clínica temporal en una antigua escuela. El espacio de memoria se convierte en un mundo revelador para la voluntaria y ama de casa Jenjira, mientras cuida de Itt, un apuesto soldado sin visitas familiares. Jen se hace amiga de un joven medium, Keng, quien utiliza sus poderes psíquicos para ayudar a seres queridos a comunicarse con los hombres que se encuentran en estado de coma. Los médicos exploran maneras, incluyendo la terapia de luz de color, para aliviar las pesadillas de los hombres. Jen descubre un cuaderno críptico lleno de bocetos y extraños escritos. Puede haber una conexión entre el enigmático síndrome de los soldados y el antiguo sitio mítico que se encuentra debajo de la clínica. La magia, la curación, el romance y los sueños son parte del viaje de Jen a un conocimiento más profundo de sí misma y del mundo a su alrededor.
 
 


Año: 2015. Duración: 122 min. País: Tailandia. Director/a: Apichatpong Weerasethakul. Guión: Apichatpong Weerasethakul. Música: Varios. Fotografía: Diego García. Reparto: Jenjira Pongpas, Banlop Lomnoi, Jarinpattra Rueangram, Petcharat Chaiburi, Tawatchai Buawat, Sakda Kaewbuadee, Sujittraporn Wongsrikeaw, Bhattaratorn Senkraigul, Pongsadhorn Lertsukon, Apinya Unphanlam, Sasipim Piwansenee. Productora: Coproducción Tailandia-México-Gran Bretaña-Francia-Alemania-Malasia; Kick the Machine / Detalle Films. Género: Drama. Fantástico | Surrealismo. Medicina.


 
 

Categories
Cine