Portada
// 03/12/2018
Helmut Newton, pepe calvo, hunter art magazine, fotografía de modas,

 
 
 

Las leyes de Newton

 

Una de las leyes de Newton, quizá la mas importante es la fémina. En su obra, nos presenta un estereotipo de mujer burguesa, bellísima, sofisticada, elegante y sensual que juega, con libertad, los dictados de su moral y de su libido. Sin ella, el discurso del artista se vería mermado. La todopoderosa mujer domina la composición, destacando, ella y su cuerpo, dentro del encuadre.
 
Otra ley es la que corresponde a los interiores donde estas mujeres moran. El decorado es siempre importante en la obra del más célebre fotógrafo australiano, ciudadano del mundo.
Realiza su trabajo en salones de palacios, jardines y apartamentos de decoración exquisita que rozan la decadencia, donde las modelos aparecen siempre en actitudes pasivas como esperando las promesas de un hombre que no va a tardar en llegar. Pareciendo que es la única actividad a la que tiene derecho.
 
El desnudo, otra de sus leyes.
 
El adolescente Newton, con solo dieciséis años, fue el asistente de una fotógrafa que destacaba en el Berlin de los años treinta: Iva; fue una artista avanzada a su tiempo y él lo aprendió todo de ella. Viendo el trabajo de su maestra reconoceremos en la obra de su destacado alumno, los encuadres y la composición, el glamour y, la mujer como el centro de visión.
 
En el periodo nazi, consigue huir a Melbourne con su familia, donde establece su propio estudio trabajando para Vogue Australia y de ahí a Europa contratado por la empresa Condé Nast, editora en todo el mundo de la gran revista.
 
Otra de las mujeres importantes en su vida fue su esposa June, más conocida como la fotógrafa Alice Springs a la que influenció. Todo surgió de una casualidad, Newton tenía que cumplir un encargo para una marca de cigarrillos pero al encontrarse enfermo, le enseñó unas mínimas nociones y su mujer se las arregló muy bien ella sola. Después realizaría infinidad de trabajos para las mas destacadas revistas de modas del mundo.
 
Con Helmut Newton, el sexo entra por la puerta grande en la fotografía de modas, al principio de forma delicada para ir in crescendo mostrando escenas donde el sexo era más significativo. Escenas provocadoras donde la élite burguesa se distrae con sus distintas formas de disipación, engrandeciendo el libertinaje y llenándolo de glamour.
 
El fotógrafo perverso del deseo y de la seducción.
 
Helmut Newton es el fotógrafo de culto para erotómanos y libertinos de finales del siglo XX, ejerciendo también como notario de la sociedad opulenta a la que siempre perteneció.
 
 

Categories
Portada, Portfolios