Artículos
// 06/07/2017
Erika Mann, Klaus Mann,

 
 
 

Auden, Erika y Klaus

Pride of life

 
Hechos y situaciones de cuando en Europa no había World Pride o Día del Orgullo…
 

Hace bastante tiempo que conozco estas dos fotografías, básicamente porque admiro mucho a sus protagonistas, y por diferentes razones. En la primera somos testigos del matrimonio (blanco, blanquísimo, por parte de los dos) entre el poeta W.H. Auden y la hija de Thomas Mann, Erika, realizado para que ésta, casada circunstancialmente con un súbdito inglés, pudiera escapar de la Alemania nazi (ella estaba “fichada” por partida doble: por comunista, pero sobre todo por ser hija del más importante escritor alemán de la primera mitad del siglo XX, ya por entonces Premio Nobel). Parecen una pareja de transexuales, efectivamente, en el día de jurarse amor eterno, y en los peligrosos años treinta, pero sus protagonistas son uno de los más grandes poetas del siglo XX y ella la hija (actriz, comunista, cocainómana casi hasta su muerte con 64 años, y eternamente enamorada de su hermano Klaus, excelente novelista) del artífice de una obra inabarcable e impresionante, “grande, demasiado grande”. Tragedia íntima de dos hermanos que vivieron (hasta el suicidio de Klaus por una sobredosis de morfina después de la guerra, en 1949, droga que frecuentaba desde su juventud) con el estigma del incesto, siendo ambos gays, sobre su vida y amores. Impresiona contemplar, en la segunda fotografía, y que para nada esconde la decidida ambigüedad sexual de sus protagonistas, la íntima y trágica soledad de Erika y Klaus Mann, “muchachos” abandonados por un padre tan genial como endiosado y arrogante, frío (gélido) e “inhumano”, que jamás permitió que sus hijos le confesaran lo solos que estaban (la madre, pusilánime hasta el aburrimiento, era de las de “no molestar a vuestro padre que está trabajando”). Thomas Mann murió en 1955, a los 80 años, bajo el cuidado, protección y amor de su hija Erika, y dedicada por entero a descubrir al mundo el talento literario de su amado hermano Klaus. Lo consiguió, siendo el primer reconocimiento la devastadora novela “Mephisto”, posteriormente llevada al cine, con el fantástico actor austriaco Klaus María Brandauer en el papel protagonista.

Luís Francisco Pérez
Crítico y teórico de Arte Contemporáneo

 
 
Luís Francisco Pérez
 
 


 
 
 
 
W.H. Auden

Nació en York (Inglaterra), hijo del médico George Augustus Auden y de Constance Rosalie Bicknell. Fue el menor de tres hijos: el mayor, George Bernard Auden, se convirtió en granjero, mientras que el segundo, John Bicknell Auden, fue geólogo.
En 1939, Auden se trasladó a Estados Unidos, donde se hizo ciudadano estadounidense en 1946. Estudió en la Escuela Gresham y más tarde en la Universidad de Oxford. Su nombre apareció relacionado con otras figuras de la vida literaria inglesa como Stephen Spender o Christopher Isherwood.
Sus poemas tempranos fueron escritos a fines de los años 1920 y, desde 1930, alternó un estilo telegráfico moderno y un modo de escribir fluido de corte tradicional, escrito con un tono dramático e intenso, que logró una reputación casi profética. Tras su ida a América, cambió el tono y exploró temas religiosos y dramáticos. Su obra poética es conocida por sus logros estilísticos y técnicos novedosos, su compromiso con los principales asuntos morales y políticos de su tiempo, y por su variedad de tonos, formas y contenidos. Los temas centrales de su poesía son: el amor personal, la política y el concepto de ciudadanía, la religión y la moral, y la relación entre los seres humanos como individuos y el anónimo e impersonal mundo de la naturaleza.
Está considerado como uno de los más grandes escritores del siglo XX, y ha sido —en lengua inglesa— equiparado con Yeats y T.S. Eliot. Fue premiado con el Bollingen Prize y el National Book Award.
Asimismo, fue un ensayista de primera fila, como el propio T.S. Eliot. Destacan sus estudios sobre Shakespeare, pero también los escritos sobre escritores y músicos como Goethe, Virginia Woolf, Valéry, Wilde, Cavafis, Hofmannsthal, Wagner y Verdi.
La Academia Sueca consideró candidato al Premio Nobel de Literatura a Auden en 1963, cuando fue parte de una lista junto con el irlandés Samuel Beckett, el japonés Yukio Mishima, el chileno Pablo Neruda, el danés Aksel Sandemose y el griego Giorgos Seferis. Luego, formó la terna final junto con Neruda y Seferis, a quien finalmente le fue concedido.
En 1935, Auden se casó con Erika Mann, la hija del novelista alemán Thomas Mann. Fue un matrimonio de conveniencia para que ella consiguiera la nacionalidad británica y la posibilidad de escapar de la Alemania nazi, puesto que Auden era homosexual.
 
 
 
Erika Mann

Tuvo una infancia privilegiada. La casa paterna fue lugar de reunión para intelectuales y artistas. En 1924 comenzó estudios de teatro en Berlín, participando al año siguiente en el estreno de Anja und Esther, obra de su hermano Klaus.
El 24 de julio de 1926 se casó con el actor homosexual alemán Gustaf Gründgens, aunque ambos se divorciaron tres años después. En 1927 Erika y su hermano Klaus realizaron un viaje alrededor del mundo que se documenta en su libro Rundherum; Das Abenteuer einer Weltreise. Al año siguiente, comenzó a participar activamente en el periodismo y en la política.
Participó como actriz en la película de temática lésbica Muchachas de uniforme (1931), dirigida por Leontine Sagan, pero dejó la producción antes de su finalización. En 1932 publicó el primero de sus muchos libros para niños. Tuvo varias relaciones sentimentales con distintas mujeres, la primera con la actriz Pamela Wedekind, a la que conoció en Berlín. Tras ella estuvo relacionada con la periodista Betty Cox y más tarde Annemarie Schwarzenbach se enamoró de ella y aunque Erika rehusó una relación con ella, fueron buenas amigas.
La relación más duradera la tuvo con la actriz y directora Therese Giehse. Sus relaciones mezclaban un amor apasionado con el estímulo intelectual. Mann disfrutaba de la compañía de mujeres inteligentes y con las que podía conversar sobre cualquier tema.
En 1933 Klaus y Therese Giehse fundaron un cabaret en Múnich llamado Die Pfeffermühle (El molinillo de pimienta), donde Erika escribía la gran parte del material, en su mayoría de carácter antifascista.
Fue el último miembro de la familia Mann en salir de Alemania después de que el régimen nazi fuera elegido y, cuando escapó a Zúrich, salvó muchos de los documentos de su padre que guardaba en su casa de Múnich.
En 1935 contrajo un matrimonio de conveniencia con el poeta homosexual inglés W.H. Auden para obtener la ciudadanía británica. Ella y Auden nunca vivieron juntos, pero fueron amigos y técnicamente estuvieron casados hasta la muerte de Erika.
En 1936 Die Pfeffermühle abrió de nuevo en Zúrich y se convirtió en un punto de reunión para los exiliados. Al año siguiente Erika fue a Nueva York, donde el cabaret abrió bajo el nombre The Peppermill. Allí vivía con Therese Giehse y su hermano Klaus y frecuentaba a un gran número de artistas en el exilio como Kurt Weill, Ernst Toller o Sonja Sekula.
En 1938, Erika y Klaus acudieron como corresponsales a la Guerra Civil española y se publicó su libro School for Barbarians, que trata sobre el sistema educativo de la Alemania nazi. Al año siguiente publicó Escape to Life, un libro sobre los exiliados alemanes. Durante la guerra Erika trabajó como periodista en Inglaterra y, tras ella, fue una de las pocas mujeres en cubrir los Juicios de Núremberg. Junto con su hermano, estuvo bajo investigación del FBI por la homosexualidad de ambos y en 1949 Klaus cayó en una depresión y se suicidó, hecho que destrozó a Erika.
En 1952 volvió a vivir en Suiza ayudando a su padre con sus escritos, convirtiéndose en la difusora de sus obras tras su muerte, al igual que hizo con los trabajos de su hermano. Erika murió en Zúrich en 1969.
 
 
 
Klaus Mann

El joven Klaus pertenece a esa juventud dorada que no teme el escándalo, hijos de ricas familias que recibieron la educación más liberal que pueda imaginarse. Por la casa de los Mann desfilan celebridades como Bruno Walter, Hugo von Hofmannsthal o Jakob Wassermann, pero ello no es óbice para que el joven Klaus conozca todos los teatros y cabarets donde representa junto a su hermana Erika Mann, su inseparable, alguna de sus piezas teatrales, su amiga Pamela Wedekind y su amante, el célebre actor Gustaf Gründgens.
En 1925 ve publicados sus primeros trabajos literarios y la obra teatral Anja und Esther. Ese mismo año publica Der fromme Tanz (La danza piadosa), una de las primeras novelas de temática abiertamente homosexual.
Siempre a la búsqueda de nuevas experiencias personales y literarias, viaja con su hermana alrededor del mundo a cuyo regreso escribe la novela histórica Alejandro, posteriormente realizan ambos una gira por Estados Unidos, desde donde él envía crónicas para los periódicos alemanes y amplia su conocimiento de numerosos artistas, intelectuales y políticos. Este periodo se cierra en 1932 con la publicación, ya en Alemania y en un ambiente hostil que anuncia el triunfo del nacionalsocialismo, la novela Treffpunkt und Unendlichen (Encuentro en el infinito). Novela coral, cosmopolita, de acciones que se desarrollan simultáneamente a veces a partir del mismo motivo, aporta un fresco social de la época, a la vez que indaga en la posibilidad de una coincidencia amorosa en el tiempo y espacio, lo que tiene lugar tras muchos rodeos en Fez, y a través de la droga. Novela de madurez juvenil, repleta de inquietud ante lo que de forma ineludible se aproxima.
Entre el desaliento y la esperanza participa en foros intelectuales tratando de fundamentar las bases del futuro de Europa, pero la fragmentación ideológica impide llegar a ningún acuerdo común que evite la confrontación entre los bloques surgidos. Su hermana Erika, su alma gemela, se ha distanciado definitivamente de él, tomando partido por el padre. Las dificultades para ver publicadas sus obras en Alemania se suceden.
El peso de alguna ruptura sentimental se hace más fuerte y Klaus Mann se suicida en un hotel de Cannes. Su novela más popular Mefisto, fue publicada por primera vez en Ámsterdam en la editorial Querido (1936), como ya había ocurrido con Flucht in den Norden (1934) y todas las que le siguen, no siendo editada en Alemania occidental hasta 1981, y sólo tras dura batalla legal con los herederos de Gustaf Gründgens, amigo y amante suyo y marido de su hermana por un tiempo, símbolo de la colaboración y arribismo en el gobierno de los nazis.
Desde que el nazismo se instala en Alemania, Klaus Mann clamará de forma incesante y a través de todos los medios a su alcance, artículos, revistas literarias, conferencias o congresos, contra el poder de los bárbaros. Porque el nazismo implica, además de violencia y brutalidad extremas, el fin de las bases morales, estéticas y políticas de la civilización europea. O lo que es su ineludible consecuencia, la derrota de la cultura obligadamente enfrentada a la sinrazón, el caos. La denuncia de las componendas y trampas tendidas en esa lucha, impregna las obras de este período, como Mephisto (1936) Der Vulcan (El volcán, 1939) o su autobiografía Wendepunkt, ampliada en The Turning Point (Cambio de rumbo, 1942).
Klaus es un autor moderno, inconformista, recorrido por impulsos y emociones contradictorias; algo muy perceptible cuando enfocan similares preocupaciones (Doctor Faustus Thomas Mann, Mefisto, Klaus Mann). El punto de vista y el estilo literario muestran el mismo abismo que les separó al encarar sus pasiones y comportamientos en su vida diaria. El tratamiento sencillo, en tono menor con que se encaran personajes históricos en Klaus, a veces como un mero divertimento estético (Sinfonía Patética, 1935, en torno a la figura de Piotr Ilich Chaikovski o La Ventana Enrejada alrededor del rey Luis II de Baviera, emblemas de homoerotismo y decadencia social) contrasta con el clasicismo denso.
Las piezas teatrales de Klaus Mann siguen sin haberse traducido al castellano, pero algunas de sus obras fueron adaptadas al cine o han servido de guiones cinematográficos, Paisá de Roberto Rossellini, Mefisto de István Szabó, el film Luis II de Baviera llevada al cine por Luchino Visconti adaptación de La Ventana Enrejada, Huida al Norte, El Volcán, Escapar para vivir, la serie para televisión Los Mann, testimonian el atractivo de las imágenes que suscitan la literatura y vida de Klaus Mann en Europa.