Cine
// 12/10/2020

Pero un día todo será diferente, cuando el 13 sea el 7
todo será diferente, cuando no rimen el amor y la muerte
cuando llegue septiembre, cuando llegue septiembre.

Manolo Tena

Septiembre ha llegado. El Covid sigue haciendo de las suyas y el PP también. Nada ha cambiado pero la palabras traición y deslealtad flotan en el ambiente.
“Yo, aquí, en este espacio circular, solo, atrapado, mudo, las puertas cerradas por candados para que nadie sepa. Yo, el más odiado, el más oculto, el escondido”. Adivinanza. ¿Quién piensa esto?

Traición, una palabra enorme, una obra enorme de Harold Pinter para un teatro recién reabierto. El Pavón levanta cabeza tirando de una cultura hecha trizas con una obra en la que el premio Nobel nos habla de deslealtad y desamor. Una obra que no trata solo de cuernos. Trata de la mentira cómo infección.


Acercarse al teatro Kamikaze, juntarse, guardando las distancias con otros apasionados espectadores, provoca un auténtico placer. Retomar la cultura con mayúsculas.


Entramos en el edificio con todas las precauciones, toma de temperatura incluida. El escenario nos recibe con los tres actores en silencio: Irene Arcos (Emma), Raúl Arévalo (Robert) y Miki Esparbé (Jerry) .Son los silencios de Pinter que dicen más que las palabras. Y una pianista, Lucia Rey, otra pieza fundamental de la obra, porque el piano magnifica el silencio. Teatro lleno, guardando las distancias, mascarillas, pero la misma pasión.


Pinter es un maestro en poner en escena lo que no se dice, lo que los personajes y las personas callamos. Que un silencio ostensible suceda a un diálogo aparentemente educado es suficientemente elocuente para que notemos que hay algo entre líneas. El espectador desentraña los misterios con las miguitas que pone en su camino el premio Nobel que sugiere más que muestra. Traición comienza por el final y va yendo hacia el origen de ese triángulo amoroso. Curiosa y difícil forma de contarlo. Son nueve escenas que van más allá que la típica historia de infidelidades en un mundo especialmente intelectual. Es la mentira cómo pandemia, sea cual sea la clase social. En las obras de Pinter, el silencio suele ser más poderoso que una detonación y aquí se muestra con claridad. Los actores son obedientes y el espectador llega a la conclusión de que la peor traición es engañarse a uno mismo. Misión cumplida ofreciendo a los actores, más que grandes, cinco merecidos bises. El Teatro, cómo decía Lorca es poesía que sale del libro para hacerse humana.

Traición. Texto: Harold Pinter. Dirección: Israel Elejalde. Teatro Pavón Kamikaze. Madrid. Hasta el 4 de octubre.

Lola Vega
Escritora y periodista

Categories
Cine