Portada
// 12/10/2020

Sensual y con un toque surrealista, la fotografía de desnudo de Ralph Gibson encuadra las formas femeninas orgánica y gráficamente y remite a la historia del Arte al tiempo que innova en el ámbito del erotismo en imágenes. En tamaño XXL, las obras de Gibson provocan reacciones viscerales y piden ser acariciadas. Goce de este exquisito tributo a los contornos y curvas del cuerpo femenino y de la intimidad del objetivo.

“Collector’s of photography and photographic books will want to explore this elegant and erotic offering… but it also speaks to anyone who embraces the depth and dimensionality of the female form.”

Interiors Magazine, Chicago

Ralph Gibson (Los Ángeles, 16 de enero de 1939) es un fotógrafo estadounidense. Aprendió fotografía en la marina y después fue asistente de Dorothea Lange y Robert Frank. Se denomina «trilogía negra» a sus tres libros: The Somnambulist, Déjà Vu y Days at Sea.

Nació en Los Ángeles el 16 de enero de 1939 y fue hijo único de Rita Vargas y C. Carter Gibson. Su padre trabajaba en Warner Bros, por lo que el cine formaba parte de la vida cotidiana de la familia. Durante su juventud Ralph participó como figurante en películas de Nicholas Ray o Alfred Hitchcock, del cual era asistente su padre. Cuando en 1954 se divorciaron sus padres bajó su rendimiento escolar y abandonó la escuela en 1955 con dieciséis años. Hasta que tuvo la edad para alistarse en la marina estuvo trabajando como mecánico y el día de su cumpleaños en 1956 se alistó como voluntario.

Por azar ingresó en la Escuela Naval de Fotografía con sede en Pensacola en Florida, donde adquirió una formación técnica muy completa. Su trabajo en la marina consistía en realizar retratos, fotografía aérea y fotografía documental. También tuvo oportunidad de aprender técnicas fotográficas aplicadas a la impresión como el grabado a media tinta. Otra oportunidad que le ofreció su alistamiento fue la de conocer diferentes lugares, de ese modo cuando su barco hacía escala en Nueva York frecuentaba los clubes de jazz y asistía a las lecturas de poesía de Allen Ginsberg, Gregory Corso y Jack Kerouac. Terminó su servicio militar en octubre de 1959 tres meses antes de lo previsto. Durante el mismo no sólo aprendió el oficio fotográfico sino que encontró su vocación de fotógrafo.

A su regreso a Los Ángeles tuvo intenciones de matricularse en la escuela de arte, pero tras una breve estancia en San Francisco decidió trasladarse para estudiar fotografía en el instituto de arte de esa ciudad. En 1960 comenzó sus estudios, pero solo cursó dos semestres ya que quería formarse mediante el trabajo. Su profesor, Paul Hassel, le recomendó un trabajo de ayudante con Dorothea Lange. Con ella estuvo trabajando durante un año y medio, aunque paralelamente desarrolló su estilo personal. Su primera exposición la realizó en la galería Photographers’ Roundtable de la ciudad. Cuando en 1961 se compró una cámara Leica con película de 35 mm., descubrió nuevas posibilidades y otra forma de hacer fotografías. En 1962 decidió mudarse a Los Ángeles para trabajar como reportero gráfico.

Ralph Gibson se fue a vivir en 1969 a Nueva  York. «Me mudé al Hotel Chelsea. Yo venía de San Francisco. No tenía nada, excepto tres Leica, dos de los cuales estaban en una casa de empeño…. Debía varios meses de alquiler. Sin embargo, en menos de dos años, todo cambió. La publicación de un libro muy original titulado El sonámbulo lo puso en órbita en el mundo del arte. Ralph Gibson se convirtió en una estrella reconocida que ha publicado más de 40 libros.

-En mi vida, he tomado dos decisiones importantes. Cuando tenía 18 años, cuando estaba en la marina, decidí que sería fotógrafo, como si fuera una vocación. A los 30 años decidí que no haría fotografía comercial, reportaje o enseñanza. Después de unos meses, dejé la agencia Magnum. No era lo que quería hacer.

Ralph Gibson

Minimiza inmediatamente el espacio y el papel del equipo para limitarse al uso casi exclusivo de la pequeña cámara Leica. «Este instrumento puede hacer cualquier cosa. La debilidad no está en él, sino en mí. Hoy, por supuesto, no me arrepiento de esta elección de partida», dice con una enorme carcajada.

-Si preguntaras en la calle qué piensa la gente sobre la ambivalencia, estoy seguro de que la mayoría la consideraría una debilidad. Hay que saber decidir, dirían. Pero el artista siempre está sumido en la ambivalencia. ¿Qué es bueno y qué no lo es? Un fotógrafo es alguien que decide decidir. Y para mí, el valor de una de sus fotografías se mide por su duración. ¿Cuánto tiempo durará frente a mí, colgado de una pared? Detrás de la estación de Saint-Lazarre, la famosa foto de Cartier-Bresson tiene más de 80 años. Y todavía se mantiene! La Mona Lisa sigue produciendo el mismo efecto…. Lo que me interesa es la permanencia de las fuerzas y los hechos. He tenido una litografía de Cy Twombly en mi pared durante 30 años. He tenido muchas otras cosas en mis paredes también, pero un día llegaré al final de la capacidad de estas obras para hacerme pensar

Ralph Gibson fue asistente de Dorothea Lange, conocida por su imagen icónica de los efectos de la crisis económica, en la que una mujer con una cara sombría y preocupada sostiene a dos niños desaliñados y manchados.

-Sus negativos eran técnicamente muy malos. El de su foto más famosa es un desastre! Sus negativos estaban mal expuestos, mal desarrollados. ¡Fue terrible! ¡Pero qué cuadros! Aprendí de ella que la técnica no lo es todo.

-Un día, enseñó sus fotos a Dorothea Lange https://es.wikipedia.org/wiki/Dorothea_Lange. «Ella me dijo: Veo que tu trabajo no tiene sentido». Ella tenía razón. Muchos fotógrafos operan de esta manera, al azar, como si fueran testigos de los accidentes de la vida. Por lo general, no sirve de mucho. Dorothea me hizo comprender que era necesario tener una dirección, tender hacia algo, tener proyectos precisos y luego ver lo que puede suceder al azar a lo largo del camino…. En resumen, ella me dio las claves de toda mi carrera.

También trabajó con Robert Frank .https://es.wikipedia.org/wiki/Robert_Frank

Desde la publicación de su libro Ralph Gibson fue reconocido en los círculos fotográficos. En 1971 emprendió un viaje por Europa, lo que le permitió tomar gran cantidad de fotos en Francia e Inglaterra, que incluyó en su libro Déjà Vu, publicado en 1973 y que fue el segundo de su trilogía. En ese mismo año su editorial, Lustrum Press, editó el libro titulado Tulsa, de Larry Clark. El último libro de su trilogía aparece en 1975, con el título de Days at Sea.

Ha recibido numerosas distinciones y premios. En los años 1973, 1975 y 1986 fue premiado por la National Endowment for the Arts; en 1977 por la Deutscher Akademischer Austauschdienst Exchange en Berlín, y por el New York State Council of the Arts; y en 1985 por la John Simon Guggenheim Memorial Foundation. También fue condecorado como Officier de L’Ordre des Arts et des Lettres en 1986 y en 2002 como Commandeur de L’Ordre des Arts et des Lettres por el gobierno francés.

Entre sus premios se incluyen: Leica Medal of Excellence Award (1988); 150 Years of Photography Award dado por la Sociedad fotográfica de Japón en 1989; la Gran Medalla de la ciudad de Arlés en 1994 y la Lucie Award en 2007 por lo logros alcanzados a lo largo de su vida. Fue nombrado en 1991 doctor honorario en Artes por la Universidad de Maryland y en 1997 por la Universidad Wesleyan de Ohio.

Gibson vive en Nueva York y viaja con frecuencia a Europa y Brasil.

pepe calvo, rob hernandez,

Categories
Portada, Portfolios